¿Arrepentimiento, o ganas de pagar parte de la deuda?... - Intelecto Hebreo

Son las:
06/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

¿Arrepentimiento, o ganas de pagar parte de la deuda?...

Colección y Consulta

España

¿Arrepentimiento… o Ganas de Pagar la Deuda?


Por: Albert Djemal

Y el 31 de Marzo de 1492,  los Reyes Católicos, Isa y Fernando, después de expulsar a los moros de tierras españolas, firman el decreto de la expulsión de los judíos, "para conservar la pureza de la raza española y la religión cató poniendo  fin, en un segundo a una convivencia y una armonía poco común entre judíos, cristianos y musulmanes que duró más de ochocientos años y cuyo resultado fue un surgimiento cultural, científico, artístico y económico sin paralelo  en toda Europa de la época.
Y casi al mismo tiempo, el navegante Cristóbal Colón zarpa del puerto de Palos para descubrir,  en nombre de España, un nuevo Continente.
Pero paradójicamente, al mismo tiempo que España se encontraba en el apogeo de su gloria, empezó la decadencia de España,  hasta llegar al último peldaño entre los países europeos.

¿Coincidencia?...
Grandes historiadores creen que hubo relación directa entre la expulsión de los juíos y la decadencia de España.
Pero acaso España, después del es de la Conquista de América y la grandeza del Imperio de Carlos V, y especial  después de "encogerse" y regresar a su tamaño natural; ¿acaso España sintió alguna vez algún remordimiento o vergüenza por este acto bárbaro y monstruoso cometido en 1492 por dos reyes cuyo fanatismo religioso los cegó del todo?
Yo creo que si porque muchos indicios demuestran que España, en el fondo de su ser, busca una "reivindicación" histórica  del pue judío en general y de la comunidad sefaradí en particular.

1940:
Mientras Hitler conquistaba Europa sin encontrar casi ninguna resistencia y mien el holocausto  estaba en su apogeo y las cámaras de gas y los hornos crematorios en los campos de concentración nazis trabajaban horas extras para acabar con los judíos de Europa con la silenciosa complicidad de casi todos los jefes de estado del mundo, el  único que se atrevió a retar a Hitler y ayudar a los judíos fue el General Francisco Franco.
En su libro "Misión de Guerra en España", el ex embajador de los Estados Unidos apuntó que "el gobierno español hizo  cuanto pudo para ayudar a los judíos de la persecuón de que eran objeto en Europa concedién la nacionalidad española para que tuvieran que ser liberados y poder refugiarse en España".
"Los esfuerzos de Franco para salvar a los judíos, dice en un artículo el "Jewish Digest", comenzaron en junio de 1940,  cuando se manda órdenes a todos los puestos fronterizos españoles, para autorizar la entrada al país a todos los refugiados judíos que se presenten aunque carezcan de documentos y recursos".
Por su parte el "London Cronicle" dice en otro artículo, que Franco ordenó a los consulados españoles en todos los países  europeos de conce visados a los judíos sin restricción alguna. Y concluye que con estas medidas se salvaron de los campos de concentración y de la muerte no menos de 100 mil judíos.
¿Arrepentimiento, o pago de una parte de la deuda que España contrajo con el pueblo judío?

1948:
Un año antes de esta fecha, un movimiento criminal, inspirado y apoyado por el gobierno  Sirio, acabó en un día con la comunidad judía de Alepo, una de las comunidades judías más antigua y de más tradición en el mundo.
La  mayoría de los miembros de dicha comunidad huyeron del país refugiándose en el Líbano, Palestina y en  varios países europeos. Y me encontré estudiando en París en compañía de unos amigos, cuando supimos que el gobierno Sirio nos despojó de nuestra nacionalidad y que el consulado sirio en París se negaba a renovar nuestros pasaportes.
Éramos ya refugiados y apátridas en un país extranjero.
Y un día apareció en un diario parisino, -y después supe que también en muchos periódicos de varias ciudades importantes de Europa-, un anuncio invitando a los judíos sirios de presentar en el consulado de España en París.
Nos recibió el Cónsul General con mucha amabilidad y después de unas aclaraciones sobre el origen Sefaradí de muchos judíos  de Siria, nos ofreció la nacionalidad española con la única condición de ir a vivir seis meses en España.
Siendo estudiantes, ninguno de nosotros pudo satisfacer este requisito y ninguno de nosotro pudo obtener la nacionalidad española.
¿Arrepentimiento, o ganas de pagar parte de la deuda?...
Muerto el Dictador Francisco Franco, la monarquía vuelve de nuevo a España con Juan Carlos  y Sofía y poco después la democracia con Felipe González y su Partido Socialista Obrero Español.
Y empieza el coqueteo entre España y el pueblo judío e Israel... con invitados especiales  que venían a España a ofrecer conferencias, conciertos y todo género de intercambio artístico y cultural, que culminaron en una "semana" grandiosa:   del 23 al 29 de Abril de 1984, en Tudela donde la crema y nata de la cultura y del pensamiento  español tomó cita para debatir las raíces judías de Tudela, pequeña ciudad de Na que fue en la edad media símbolo de coexistencia y convivencia   entre judíos, cristianos y musulmanes.









Esta "Primera Semana de Estudios Sefaradíes" organizada por el ayuntamiento y patrocinada por el instituto Arias Montano, la diputación Navarra y la federación Sefaradí de España, tuvo carácter de "reivindicación" histórica y  de reconocimiento  a la comunidad Sefaradí, según las palabras de Javier Labarga, responsable cultural del evento.
Cabe recordar que el municipio de Tudela guarda uno de los mejores archivos de la historia de la comunidad sefaradí.
La mesa redonda sobre Convivencia entre judíos, moros y cristianos fue uno de los actos de esta semana sefaradí que más público  congregó. En la misma intervinieron Claudio Guillén y Fernando Díaz Esteban, de la Universidad de Barcelona;  Haim Beinart, de la Universidad Hebrea de Jerusalem, y José Luis Lacave y Elena Romero, del instituto Arias Montano, dependiente del  Consejo Superior de Investigaciones Científicas.
Para Haim Beinart, la sociedad judía hispánica no estaba exenta de tensiones, como ocurría en cualquier otra comunidad,  aunque su convivencia no era siempre igual, ya que les afectaban las soluciones políticas cambiantes.
José Luis Lacave, director del instituto Arias Montano, por su parte, señaló que "la sociedad judía era una minoría, y esto era aceptado o  todo  lo contrario, según la época. Influía la política y también  la sociedad que  le rodeaba, la mora, la cristiana. Cuanto más cultura, por regla general, más fácil sería la convivencia dentro de la misma sociedad".
A juicio de José Luis Lacave, los judíos llevaron también una vida normal dentro del mundo árabe, y posteriormente, cuando  llegó el avance de la reconquista las comunidades judías se van hispanizando, "es", dijo, "precisamente en e1  siglo XV, cuando más hispanizados están, cuando se les expulsa de España".
Fernando Díaz Esteban, al explicar la convivencia entre estas tres comunidades, señaló que en el aspecto religioso. "La  religión más antigua de las tres es la hebrea", afirmó. "Los cristianos", agregó, "tienen un suplemento a la Biblia  hebraica, que es el Nuevo Testamento. Y los musulmanes tienen una mezcla de judaísmo y cristianismo. De modo que cuando  los cristianos se hacen dueños del poder no pueden eliminar a los judíos, pues son sus antecesores espirituales, e intentarán  por todos los medios que se adapten a la nueva religión. De igual manera ocurrirá con los árabes. Esta génesis  es lo que en definitiva permite que haya esa convivencia externa política y que al existir ésta permita a su vez la conviven  cultural y de relación".
Por su parte, Elena Romero doctora en Filología Semítica y jefa de la unidad  del Judaísmo del Instituto Arias Montano, habló de Yehuda Halevi, "gran poeta judío nacido precisamente en Tudela, y uno de los cua grandes de la escuela hebraico  - española de poeía, que comenzó a partir del siglo X, junto con  SHEMUEL HANAGID, SHELOMO IBN GABIROL y MOSHE IBN EZRA".
Esta escuela, según Elena Romero, "representó una revolución en la poesía he de su tiempo".
Yehuda Ha-Levi, persona inquieto, viajero, obsesionado por el culto a las letras y a los grandes ideales de su pueblo, escribió El Kuzari, obra en la que trata de demostrar la superioridad de la religión judía sobre la musulmana y la cristiana.   Yehuda Ha-Levi, un poeta vitalista y humano tiene presente, en opinión de Elena Romero, de un modo reiterativo en toda su obra la idea del retorno a Israel. "Quizá", dijo, "la parte de su obra más bella sean las "Sionidas" unos cantos a Israel  en  los que expone precisamente esta necesidad de la vuelta".
A lo largo de esta semana permaneció abierta en el centro cultural Castel-Ruiz una  serie de exposiciones de pintura, filatelia israelí, tapizada de fotografías sobre los Kibbutzs, así como una muestra bibliográfica. Además tuvieron lugar diversos  recitales de música, uno de ellos de canciones sefaradíes.
Y con la inauguración de un monumento en recuerdo de Benjamín de Tudela, viajero infatigable quien en la segunda mitad  del siglo XII recorrió todos los países europeos y asiáticos donde existían comunidades judías; y cuyo destino fue la ciudad  de Tiberiades que ahora estrecha lazos y se hermana con la localidad navarra, concluyó esta grandiosa semana  en honor de los judíos sefaradíes expulsados de España hace quinientos años.




¿Nostalgia...? ¿Arrepentimiento...? ¿O simplemente ganas de pagar parte de la deuda
contraída con el pueblo judío...?











Regreso al contenido | Regreso al menu principal