Continúan los Conflictos en el Mundo Árabe - Intelecto Hebreo

Son las:
06/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Continúan los Conflictos en el Mundo Árabe

1er Lustro Rev. Foro

Por: León Opalín
(07/2011)
Las revueltas sociales registradas al inicio del año en el Medio Oriente y el Norte de África, la denominada primavera árabe, no han concluido, incluso se han creado nuevos focos de tensión en varios países de la región ante la persistente presión de diferentes grupos que han salido a las calles demandando reivindicaciones de orden, social y político; en este contexto, grupos islámicos fundamentalistas, en forma abierta o soterrada, buscan apoderarse del poder en diferentes naciones en donde se han observado disturbios, a la vez que alientan a los nuevos gobernantes a que sigan una política anti occidental y anti israelí. En este sentido, el ministro de Relaciones Exteriores de Egipto, ha pretendido degradar las relaciones diplomáticas con Israel establecidas desde 1979, a la vez que a través de manifestaciones populares se expresa el rechazo a mantener los lazos con Israel; además Egipto reabrió su paso fronterizo de Rafa con la Franja de Gaza para permitir el libre paso de personas y mercancías a esta última, lo que seguramente facilitará el contrabando, incluyendo el de armas para los terroristas de Hamas que gobiernan en la Franja.

Por otra parte en Tunez, donde se gestó la primavera árabe, el primer ministro ha advertido de las acciones de desestabilización a su gobierno por parte de grupos islámicos fundamentalistas que han promovido violentos disturbios.

En Libia el dictador Muamar Kadafi (MK) resiste la ofensiva de las fuerzas de la OTAN y de los rebeldes libios a los que EUA y otros países occidentales han reconocido como la autoridad legítima del país y les han proporcionado armas y recursos financieros. MK ha fortalecido a su ejército con la contratación de mercenarios extranjeros. La guerra civil en Libia se ha prolongado por cinco meses y ha causado más de 15,000 muertos. A pesar de las sanciones que Occidente ha aplicado a Libia, no hay indicios de que MK deje el poder y abandone el país, como lo demanda el Consejo Nacional de Transición que  representa a los insurgentes.

En Yemen, no obstante que su Presidente, Ali Abdula Sale fue herido en un atentado y se recupera en la vecina Arabia Saudita, creándose una especie de vacio de poder, los combates entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes continúan; Occidente ha presionado a Sale sin resultados para que firme un acuerdo en el que ha mediado el Consejo de Cooperación del Golfo, para poner fin a su gobierno de más de tres décadas. Cabe destacar que el caos existente en Yemen ha facilitado la entrada de terroristas de Al Kaeda.

En Siria se ha profundizado la represión del gobierno de Bashar Assad contra las protestas pacíficas de la población que piden la instauración de un régimen democrático; policías y soldados en repetidas ocasiones se han negado a disparar a multitudes indefensas. Ciudadanos sirios han denunciado que Irán, tradicional aliado de Assad, ha ayudado a entrenar a soldados sirios y ha participado directamente en la represión contra los manifestantes.

La inestabilidad que se ha generado en Siria ha erosionado a la actividad económica, dominada por una oligarquía que ha manejado el país en las últimas tres decenios. Bashar Assad ha reconocido la gravedad del entorno económico, empero, se han negado a dialogar con sus detractores. La difícil situación que experimenta Siria y el arresto de miles de personas ha causado una importante corriente de refugiados hacia la vecina Turquía, quien siente amenazada su seguridad. Una guerra civil en Siria puede alentar a la población Kurda establecida en el Noreste de su territorio a declararse como una región autónoma.

Irán y Turquía que pertenecen a grupos islámicos diferentes, Chiitas y Sunitas, respectivamente, y con una importante relación comercial, entre otros productos; Irán es el segundo proveedor de gas de Turquía, después de Rusia, pueden ver afectados sus vínculos por los conflictos en Siria; de hecho son rivales en su intención de liderar al mundo árabe.

Las fisuras entre Turquía e Irán, pueden acerca de nuevo al primero con Israel al que ha criticado por su actuación en el bloqueo de Gaza. La relación de Turquía con Israel no sólo se circunscribe al área comercial, también incluye la militar. A través de Israel han llegado de EUA armas a Turquía que el Congreso estadounidense no ha autorizado. También Turquía representa para Israel un mercado relevante para la venta de armas y a la vez el espacio aéreo turco es vital para los ejercicios de la fuerza aérea israelí.

La violencia terrorista y la inestabilidad social no se circunscribe a las naciones que han vivido la primavera árabe; en Irak y Afganistán no se ha logrado instaurar regímenes democráticos con la caída de Sadam Hussein y la del Talibán; los gobiernos “Títeres” de Occidente están más orientados a favorecer a sus partidarios a través de la corrupción que a mejorar el caos que experimentan el cual alimenta la violencia y el odio de la población a Occidente.




Regreso al contenido | Regreso al menu principal