Diversidad de idiomas que... - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Diversidad de idiomas que...

Colección y Consulta

Diversidad de idiomas que hablan y hablaban los judíos


Por: Sara Krongold

Diseminados por toda Europa, incluyendo la asiática y saltando la cuenca del Mediterráneo para ubicarlos en África, la parte costera norteña de ese mar interior que fuera en la antigüedad cuna de importantes civilizaciones, crisol de pueblos, aparecen en un mapa de tipo étnico las lenguas que hablan o hablaban los judíos. Decimos hablaban porque parte de esas etnias se han integrado a Israel.
Son quince idiomas, marcados en el mapa con símbolos y señales. Entre esas lenguas se mencionan el Judeo-Tat y el Krimchaco. Como nunca habíamos escuchado el primero, ni el segundo, despertó nuestra curiosidad y acudimos al diccionario, buscando Tat. Dice: "Hacer encaje de hilo a mano con lanzadera, por medio de lazos y nudos". No sabemos si se puede aplicar al macramé, como una variante cuyo diseño es más tosco que lo descrito para el Tat.
El hábitat de los Judeo-Tat se encuentra en una entrante costera del Mar Caspio. Del otro lado, después de un buen trecho de tierra, asoma el Mar Negro. Se puede estimar o adivinar que o de Tat era su ocupación, de tejer fino encaje.
El judeo Krimchaco se refiere a judíos oriundos de la Península de Crimea, que desenvolvieron su vida en esas tierras y posteriormente formaron una bonita comunidad -religiosa por excelencia- en Israel.
En Israel, al igual como ocurrió a principios de la emigración europea en Estados Unidos, se quiso homogeneizar, "americanizar" o "israelizar" el pensamiento y modo de expresarse de los inmigrantes. Poco a poco cayeron en la cuenta que en la diversidad estaba la riqueza cultural. Se trataba de adquirir el perfil de la nueva cultura, pero mantener a la vez la que habían traído consigo.
Si en Estados Unidos el ideal era -para ser aceptados-, seguir un sólo patrón, porque con ello dejaban de sentirse "grine" (verdes), no maduros para pertenecer a la corriente general; cuando esa tendencia cambió, poseer un acento en la pronunciación del inglés, un toque de su cultura original, les confería elegancia y exotismo.
En Israel ocurrió un fenómeno parecido, hasta que los estudiosos, las universidades, trataron de dar marcha atrás y recapturar el bagaje espiritual y cultural que los emigrantes trajeron consigo. Toda la tendencia era hacia Europa, hacia el occidente. Se ignoró la cultura oriental -tan vasta en sí, con tres grandes grupos-.
La tarea del retorno no fue fácil. El resultado parcial, es el descubrimiento de quince estilos idiomáticos, que para ser rescatados y estudiados hace falta una investigación exhaustiva. Un idioma refleja al mismo tiempo a los que lo hablan, su idiosincrasia, necesidades, hábitos, aspiraciones, etc.
Aunque no todos los idiomas que mencionaremos son de origen oriental, Israel optó por el pluralismo, ya que más de la mitad de sus habitantes son de origen oriental. Aparte de haber estudiado la literatura krimchaca, también han incursionado las casas de estudio de Israel, en la de Bosnia-Herzegovina, la de los kurdos judíos, por supuesto, etc.
Los yemenitas tienen más de cien años de haber empezado a hacer aliyah a Israel (para ser exactos 112 años). La aliyah occidental y oriental, se diferencian en que la primera se realizó por motivos ideológicos y políticos, mas la segunda tenía móviles y una mística religiosa, la nostalgia histórica por Sion.
Aparte del Judeo-Tat y el Krimchaco, se registran otros trece idiomas: Judeo-Español (ladino); Judeo-Provenzal; Judeo-Francés; Judeo-Alemán (yiddish); Judeo-Eslavo; Georgiano; Judeo-Griego; Judeo-Italiano; Lengua Targum (neojudeo-arameo); Kurdo; Judeo-Bereber; Judeo-Persa y Judeo-Árabe.




Regreso al contenido | Regreso al menu principal