El “Mazal” (destino) - Intelecto Hebreo

Son las:
06/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El “Mazal” (destino)

1er Lustro Rev. Foro

¿Utopía o Realidad?
(Agst/11)
Por: Mario Suli

Hay un término en hebreo: MAZAL, que nos indica destino o suerte. Soel mismo me dio en indagar, si en nuestras tradiciones aceptamos o no la creencia generalizada del predominio astral en los seres humanos, así como su incidencia a nivel de futuro.
Recurrí entonces a nuestro venerado TalEn el tratado Shabat en la página 156 leemos lo siguiente: "Dijo Rabi Joshua ben Levi: quien nació en día domingo será incisivo y definitorio en su característica. Quien nació en lunes será persona de rencillas pues en él se dividieron las aguas de lo seco. Los nacidos en martes serán prolíficos, semejantes a los pastos y hierbas del campo que brotan por sí mismas y que fueron creadas en ese periodo. Nacidos en miércoles, serán luminosos e inteligentes semejantes a las constelaciones estelares gestadas en él. Quien nació en jueves, será alguien con tendencia a la integración con el prójimo a través del bien, tal como las aves y peces gestados en tal periodo, quienes se sostienen por la beneficencia del Creador. El que nació en viernes será alguien tesonero y constante, pues en él se concluyó lo iniciado en el primer periodo. Nacidos en sábado, concluirán sus días en sábado.

Rabi Janina sostiene que no es el día sino la hora que determina las características del indinacido bajo el influjo de determinado astro, por lo mismo, quien nació en la hora del sol tenderá a ser amplio y extrovertido. Bajo el influjo de Venus, será donjuanesco y de ardientes instinRegidos por Mercurio, tenderán a ser sabios cultos y aplicados. Bajo el predominio de la luna, serán cambiantes inestables e introvertidos. Nabajo el influjo de Saturno, tenderán a ser superficiales y egoístas. Regidos por Júpiter, serán correctos, benevolentes y sinceros y bajo el predominio de Marte serán dinámicos influyenrudos y egoístas.
Pero por sobre todo es importante saber que Israel está sobre el MAZAL o destino. Tal como nos lo exalta con nuestro patriarca Abranacido con Júpiter en el oeste, sinónimo de esterilidad. Por lo que el Creador cambia por un instante su posición astral, tal como nos destaca "El Eterno llamó a Tsedek (Júpiter) hacia sí" (Iesaia 41) y Abraham procrea descendencia. Entonces díjole el Creador a Abraham: Tal como tú, serán tus descendientes. Por lo que Israel está sobre el destino astral". (Shabat 156/157).
En la teología surge la dificultad de concilos conceptos de providencia y libre albedrío (o arbitrio) y se concluye que la verdad debe hallarse en algún punto intermedio entre los dos.
Como vemos entonces, los astros y planesi ejercen atracción y poder sobre las caracteísticas de los nacidos bajo su influjo, mas no determinan el devenir, siendo que el mismo es privativo del ser humano, quien con sus obras lo va gestando y moldeando. Hay si un MAZAL o destino, el cual podemos elaborar a partir de nuestro accionar. Lo ideal es no estar tan pendiende la influencia astral, sino liberalizarse en ese aspecto, confiar en el Creador y tender a desarroen la vida, pues en ocasiones, el estar a la expectativa de tales conceptos anulan la creativien los humanos. Al esperar más del destino que del propio accionar, da lugar a que cancele su desarrollo esperando al destino. Sobre lo mismo, me recordé de cierto cuento que nos alecciona aunque en forma no tan seria y el que me permití insertarle, amable lector, habida cuenta que esen periodo de vacaciones, donde todo se encara con menos ceremonial que en otras circunstancias del año.
Es el caso de un campesino que por vez primera visitaba la gran ciudad. Fascinado como estaba tras observar tantos adelantos, se decide volver a su provincia, por lo que se dirige a la estación central. En lo que espera la salida del tren que lo llevará, se dedica a recorrer la gran estaón. Se detiene entonces frente a una máquina que tenía esta leyenda: "Inserte aquí una moneda y sabrá su horóscopo y destino". Así lo hace y ante su sorpresa el aparato emite una tarjeta con los siguientes términos:
Usted es del signo de tauro, pesa setenta kilos y en diez minutos va a tomar el tren hacia su provincia natal.
Asombrado ante lo preciso del texto y entendiendo que era obra de la casualidad, intenta una y otra vez. En todas las ocasiones queda más perplejo que antes. Así las cosas, en la última vez que insiste en pedir su destino y tras haber consusu dinero y por ende su tiempo, recibe la siguiente tarjeta: "Usted, es del signo de tauro, pesa setenta kilos, y POR TONTO PERDIO SU TREN, QUE YA PARTIO PARA SU PRONATAL".
Tal cuento, nos alecciona, tal como le anticipaba en forma no tan "académica" sobre que en ocasiones, motivados por el afán de esperar al destino, perdemos de gestar y crear cosas que nos van desarrollando en la vida, privándonos de avanzar hacia lo mejor.
Por lo que concluí entonces, que el término MAZAL o destino, ocupa un preponderante lugar en nuestras tradiciones, pero que aún más allá y por sobre lo mismo, está el humano quien en sus manos tiene la posibilidad de canalizar él mismo hacia lo más conveniente para sí y por ende para su entorno en general.




Regreso al contenido | Regreso al menu principal