El Miedo - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El Miedo

1er Lustro Rev. Foro

El Miedo
Nov 12/11


Por: Nissim Mansur *

Fue un político mexicano (Carlos Madrazo) quien dijo:
"El miedo existe en todo ser humano, lo difícil es su conquista."              

Al miedo también se le denomina el gigante negro. De ese color es el daño que produce. Paraliza y devalúa, siendo éste un sentimiento muy difícil de controlar.

El miedo se nutre de las carencias…. ¿carencias de qué? básicamente de educación y cultura. Impulsa a renunciar  de antemano a muchos posibles éxitos, dejando al ser suspendido y angustiado; es decir, reducido a mero punto psíquico, sin volumen ni iniciativa personal, desapareciendo toda manifestación de conducta individual planificada o razonada.

Pero existe un miedo imaginario que es el peor dadas sus manifestaciones, que llevan al individuo o individuos, a un gran temor hacia  lo desconocido, hacia lo que algunos llaman "la nada". Éste término significa inexistencia, ausencia absoluta de ser o cosa, comparable con un desierto donde nada crece y todo muere.                               


Ante el miedo, el "Yo" siente que su conducta se desorganiza y desintegra,  perdiendo seguridad y aplomo. Los orígenes de lo que  sucede son las dudas y sospechas agrandadas, las que no tienen fundamento; eso es lo que invita al miedo a apoderarse de nuestro ser. En el lenguaje de la siquiatría se le denomina trastorno  obsesivo compulsivo.

El huir de estos fenómenos es difícil, pues se producen en la imaginación de quien lo sufre, por lo que sería necesario huir de sí mismo, para poder neutralizar su amenaza y consecuencias. Se ha comprobado que el miedo tiende a desaparecer,   en la medida en que el hombre sea capaz de intervenir en su propio destino y luchar contra su temperamento adverso; en otras palabras esculpir -con esfuerzo y perseverancia- una personalidad superior.

*Para la elaboración de este articulo,
me base en el libro "Cuatro Gigantes del Alma",
de Emilio Mira y López.





Regreso al contenido | Regreso al menu principal