El Prejuicio Social - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El Prejuicio Social

Colección y Consulta

El Prejuicio Social

Por: Andrea Montiel Rimoch

En esta ocasión, la sección Nuestra Mente abordará uno de los factores de carácter psicosocial que de manera importante influye tanto en los sentimientos como en las actitudes humanas: el prejuicio social.
El estigma del prejuicio se ha manifestado durante siglos y siglos a todo lo largo del planeta. Para mucha gente, el prejuicio es sólo una cuestión de opinión, y como tal debe ser respetado. Pero ¿cómo tolerar una simple opinión que condujo a la matanza de 6 millones de judíos, o a masacres de multitud de personas por el hecho de tener cierto color de piel? ándose detrás de las justificaciones más extrañas, o simplemente existiendo sin disculpa alguna, el prejuicio se manifiesta a través de simpatías y antipatías, de aprobación o rechazo de otras personas, símbolos y objetos.
La historia está llena de ejemplos de guerras religiosas, de rechazo hacia grupos ‘racialmente indeseables”, o aquellos otros que profesan cierto tipo de “ideologías inconvenientes” para algunas naciones.
Sin embargo, el prejuicio no siempre adquiere una forma concreta y general, y este es uno de los hechos que hay que tener en cuenta, por ejemplo en la situación de Africa del Sur, donde muchos blancos no toleran a los negros, pero no dudan en confiar a sus hijos a las niñeras de color porque éstas mantienen un contacto de mayor intimidad con los pequeños. individuos asumen actitudes prejuiciosas por simple interés u oportunismo. Estas actitudes son aprendidas del medio ambiente social que les rodea y con las cuales, reciben gran cantidad de reforzamientos que hacen que éstas se mantengan, aún con el paso del tiempo.
El prejuicioso en general, y el racista en particular, ven al mundo sólo como una división entre bien y mal. Su mundo está superlimitado y en él no existen términos medios, son extremistas y radicales en la mayoría de sus opiniones. ún la orientación psicoanalítica, esta visión del mundo corresponde, de cierta manera, a fantasías infantiles, las cuales en el adulto, se traducen en comportamientos reflejados en la personalidad. El individuo, en vez de enfrentar las dificultades de la vida o sus propias deficiencias, necesita encontrar culpables para éstas, y volverse coléricamente contra ellos.
Para que la cólera pueda manifestarse, y además adueñarse de nosotros, es necesario que lo permitamos. Así, puede decirse que el prejuicioso ha escogido vivir de un modo irracional, optando por ese tipo de existencia en lugar de una vida racional y de convivencia lógica con los demás. ser humano sensato, sabe que sus razonamientos sólo son posibilidades, y que otras consideraciones pueden ponerlos en duda, en cambio, el prejuicioso se complace en ser impenetrable, no quiere cambiar por temor a los caminos desconocidos adonde dichos cambios lo conducirían.
En los Estados Unidos de Norteamérica, se han realizado multitud de estudios a manera de encuestas de opinión, con el fin de estudiar el fenómeno psicosocial del prejuicio. Entre algunas de estas investigaciones, se ha concluido, que existen algunas variables sociales qué influyen en el fenómeno, aunque no son las únicas. Entre las más importantes están, la edad, el nivel educativo y e! estrato socioeconómico al cual pertenece el individuo. Así, sociedades con estructuras de menor edad, un mayor nivel de educación y también una mayor amplitud en sus estratos económicos medios, hacen que un grupo social sea más tolerante y posea menos actitudes prejuiciosas frente a otros. puede verse, existen multitud de factores afectando una situación, para que un ser humano pueda manifestarse como prejuicioso. Pero reducir los acontecimientos sociales a factores psicológicos internos contribuiría poco a comprender el fenómeno, igual que si se atribuyen todos los fenómenos psicológicos a la influencia de fuerzas sociales.
En todo caso, lo que ha interesado a los estudiosos de estas dinámicas psicosociales, mas que el prejuicio y sus raíces profundas, han sido los esfuerzos por modificar las actitudes irracionales de rechazo que tanto dañan a una sociedad en su conjunto.
El papel de las instituciones educativas aquí es muy importante, ya que las actitudes sociales, prejuiciosas o no, se conforman fundamentalmente durante la infancia. Por ello, los maestros que toman en sus manos, por ejemplo la transmisión de los conocimientos históricos o sociológicos de los pueblos, en mucho serán los formadores de opinión de esos grupos de niños que después manifestarán comportamientos sociales en el mundo.
Indudablemente que los padres son el origen de toda formación, de ellos depende asimismo la conformación de prejuicios, ya que éstos se pueden instalar en el niño, por simple conducta de imitación de sus mayores. bien, el psicoanálisis ha conseguido algunos triunfos en el tratamiento de individuos con muchos prejuicios, pero sería demasiada pretensión que la solución de un problema de estas dimensiones y tan antiguo en la historia de los hombres, estuviera sólo en las manos de un terapeuta. Entonces, ¿dónde estará la solución? ¿se podría esperar que los motivos de la existencia de los prejuicios sean eliminados? ¿qué los grupos minoritarios, sujetos del rechazo de las mayorías sean asimilados y aceptados por todos? debemos despreciar también el pape) de la propaganda, la publicidad y la comunicación social, así como tampoco de las legislaciones de una sociedad, las cuales pueden ejercerse para ayudar a la solución de los problemas que presentan los comportamientos prejuiciosos.
Las leyes morales de una comunidad no deberían sólo desalentar los prejuicios de sus miembros, sino también asegurar la libertad de sus minorías, así como el derecho de conservar su propia cultura. Todo ser humano será más productivo, más digno y más feliz, si su sociedad le permite expresarse con libertad. De todos depende la buena convivencia.

Entender a los otros, a fin de cuentas, es entendemos a nosotros mismos.







Regreso al contenido | Regreso al menu principal