La Ópera (P 1) *s - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Ópera (P 1) *s

Colección y Consulta

Fragmento
de la Ópera
"Carmen"
de Bizet.



La Ópera (Parte 1)


Por: Sulamita Konigsberg


"La gran Ópera; Ópera Bufa; Ópera Cómica; Ópera Lírica; Opereta y otras formas"


La ópera surgió en el siglo XVI durante la época del Renacimiento en Italia; en Florencia en la Villa del Conde Bardi da Vernio, se reunían hombres amantes de la ciencia y la belleza que motivados por los efectos maravillosos que les producía la lectura del antiguo drama griego, decidieron estudiarlo a fondo.


Llegaron a la conclusión de que esa declamación era eminentemente musical, debido a la inflexión y emoción naturales con la que se pronuncian las palabras; pensaron también que la música era la servidora y compañera de la palabra, pues le confería énfasis, emoción, fuerza e interés a ésta.
A su vez el drama se convertía de esta manera en una obra en la que se unían: las artes plásticas, la literatura, la música y la danza. Esta concepción originó una gran seducción, estimulando una intensa actividad creadora.
En opinión de Guillermo Orta V, destacado historiador de la Música, Vicenzo Galileo (1533-1591), padre del gran astrónomo, fue el primero que trató la realización de esa idea, componiendo un primer intento de Ópera llamado "Los Ugolinos", tomado el texto del pasaje respectivo de "La Divina Comedia" de Dante Allighieri. Poco después compuso "Los Threnos de Jeremías".
A los intentos de Galileo, se añadieron posteriormente los de otros compositores, no sin antes agregar que la palabra Ópera, se deriva del latín Opus, que significa obra u obras y es una representación dramática en que los actores en vez de hablar, cantan sus partes respectivas acompañadas de un conjunto orquestal y en la que intervienen además, como complemento, el coro y el ballet.
La Ópera como gran espectáculo musical se extendió en varios países. Mencionaremos algunos compositores y parte de sus obras, pues la lista es extensa y no sería posible enumerar a todos:
Claudio Monteverdi (1568-1643). Compositor italiano cuya obra comprende "Orfeo", "Ariana", "Tancredo y Clorinda". Este compositor aportó a la Ópera relieve y expresividad a la melodía, innovaciones armónicas más expresivas, fijando los fundamentos de la orquesta moderna y además, generalizó el trémolo con la orquesta.
Tenemos también a Cavalli y a Scarlatti, a quienes se atribuye la invención de la forma "Aria".
En el siglo XVII nace la "Ópera Bufa" en Italia. Giaccino Rossini, por su parte, crea "Guillermo Tell", "Tancredo", "El Barbero de Sevilla", esta última escrita en diecisiete días.
Existen como comentamos varios autores italianos como Bellini, Donizetti, Giuseppi Verdi, Puccini, cuyos repertorios son muy extensos y mundialmente conocidos. Por otro lado hay que citar que en Venecia se fundó el primer teatro público destinado a representaciones operísticas, contando Italia para 1640 con 9 teatros para este género.
En Francia la Ópera fue introducida por el Cardenal Mazarini de origen italiano. Se arraiga cuando el abate Perrin, introduce la primera Ópera francesa "Pastoral". El entusiasmo que suscitó su estreno, hizo que se fundara por orden del rey "La Academia Real de Música". Juan Baustista Lulli (1632-1689) impulsó la Ópera en París alcanzando gran éxito. Él es el autor de "Atys", "Armida", "Isis" y varias más. Bajo su influencia se dio mayor cabida al ballet y coros, características propias de la Ópera francesa.
Rameau en 1733, crea innovaciones en la orquesta y coros, para obtener una mayor fuerza dramática. Además de escribir Óperas fue un excelente clavecinista, organista, teórico notable y compositor de obras para clave y orquesta; sus obras poseen un gusto exquisito. Otro de los grandes reformadores de la Ópera, este de origen alemán, fue Gluck (1714-1748), quien compuso al principio obras en estilo italiano y dio un realce verdadero al carácter y la acción; su genio se impuso, considerándolo como uno de los grandes.
En el siglo XVIII, París era la verdadera sede de la Ópera, en esa época alcanzó su esplendor la "Ópera Cómica". En el siglo XIX, nace la "Gran Ópera", fastuosa, brillante, de grandes proporciones.
De este tipo operístico, Meyerbeer (1791-1846), es su representante máximo, pues introdujo profusión de elementos (coros con ballet, coros con orquesta, orquesta con solistas, orquesta con ballet, etc.). "Los Hugonotes", "Roberto el Diablo", "El Profeta" son algunas de sus más conocidas obras. Podemos añadir también los nombres de Auber (con "La muda de Porlesi") y de Halevi ("La Judía").
La Ópera Lírica tiene sus representantes en Gounod con "Fausto" y "Romeo y Julieta". Bizet por su parte con "Carmen", como representante del teatro francés, cuyas obras son refulgentes, bellas y originales, que van unidas a un dramatismo profundo. Podemos también citar a Massenet, autor de "Thais", "Manón" y "Werther" entre otras.
Por su parte Claudio Aquiles Debussy (1862-1918), se destaca como una figura de primera magnitud, pues su música tuvo la virtud -de acuerdo con los franceses- de ver un antídoto contra el Wagnerismo, que a fines del siglo pasado tuvo una tendencia arrolladora. También se habían cansado de las Óperas de Meyerbeer.
"Pelleas y Melissande" de Debussy, crea un estilo nuevo y personal absolutamente desconocido hasta entonces, en el que el colorido y ambiente de cada escena poseen una delicadeza vaporosa, de singular encanto. Se trata de una historia de amor profundamente humana que puede suceder en cualquier época, tiempo o lugar. Su influencia tuvo una gran trascendencia.
De autores que podemos considerar como contemporáneos, tenemos a Paul Dukas con "Ariana" y "Barba Azul"; Maurice Ravel con "La Hora Española"; Arturo Honegger (suizo) con su oratorio "Judith" y la Ópera "L'Aiglon"; Darius Milhaud autor de" Medea" y Óperas minuto como "El Rapto de Europa", "La Orestiada" que produjeron una fuerte impresión por su ingenio.

Continuará...



Regreso al contenido | Regreso al menu principal