La Ópera (P 2) *s - Intelecto Hebreo

Son las:
06/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Ópera (P 2) *s

Colección y Consulta

Fragmentos de:
"La Flauta Mágica"
de Amadeus Mozart
(Papageno y Reina de la Noche)

La Ópera
(Segunda parte)


Por: Sulamita Konigsberg


Ahora que trataremos la Ópera en Alemania, deseo hacer referencia al artículo que escribí en "Foro" (Abril/93), en el que expresé mi opinión acerca de la ejecución de la música de Wagner en Israel. Cabe la aclaración de que el hecho de que existan personas que gusten de su música es personal; es importante concientizar los hechos referidos, que aunque sucedieron hace tiempo (ejecución de su música por los nazis en la Segunda Guerra Mundial), su actualidad está vigente, pues se afectó a todo un pueblo y a la humanidad entera, no obstante que a muchos les sea más cómodo pensar que la música de Wagner, no tiene nada que ver con ese nefasto período llamado nazismo, actuando y mostrando actitudes, como si "no hubiera pasado nada". Deseo también aclarar que fue solamente Scarlatti al que se le atribuye la invención de la forma "Aria"

En Alemania la ópera se inició hacia 1627 con el compositor Henry Schütz. La influencia que tuvo fue la italiana y ni el mismo Händel (1685-1759) se libra de ella.
Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), es el primer compositor con carácter propio y se le considera creador de un estilo que une las formas tradicionales y penetración dramática, con una máxima calidad. Figuran entre sus óperas: "Un rapto en el Serrallo", "Don Juan", "Las Bodas de Fígaro", "La Flauta Mágica", etc.
De Beethoven, "Fidelio" tiene un dramatismo genial. Weber (1786-1826), da un paso adelante con sus motivos fantásticos y maravillosos; inicia un nuevo colorido orquestal que se prolonga hasta nuestros días. Richard Wagner, aportó a la Ópera unidad y el procedimiento del "Leiv Motiv", o motivo que reaparecía en la orquesta cada vez, que presente o ausente, se trataba de alguno de los personajes. De aquí que el cantante dejó de ser el rey de la escena para no ser más que otro instrumento de la orquestación.


El "Leiv Motiv", que como explicamos es el tema principal que puede aparecer y reconocerse en uno o varios instrumentos, al igual que la voz, y que por tal motivo es tan importante tanto para la voz, como para el instrumento, lo iniciaron con anterioridad otros compositores, como también el cromatismo. Wagner dio una gran importancia al Leiv Motiv, llevándolo a su máximo desarrollo. Este compositor dio unidad a la Ópera pues sus composiciones están basadas en la Mitología.
Wagner hizo un todo con el texto, cantantes y orquesta. De acuerdo con Sigmund Spaeth, los personajes en las Óperas de él, están dispuestos a la renunciación y al sacrificio, pero en la vida real el compositor carecía de escrúpulos. Wesendonk, esposo de Matilde (uno de los múltiples amores de Wagner), compró a éste "El anillo de los Nibelungos" para ayudarlo económicamente; Wagner no vaciló en vender posteriormente sus derechos al publicista Schott, aunque legalmente pertenecían a Wesendonk. Dilapidó en extravagancias grandes fortunas que pedía a parientes y amigos, porque decía que "el mundo le debía lo que él necesitaba".
Su propia hermana se negó a seguir dándole dinero; después de varios años de casado con Minna Planer, le abandonó, cansada de sus infidelidades. Wagner dejó Viena por temor a que lo encarcelaran por sus deudas. Estando a punto de la quiebra, el Rey Luis II de Bavaria, lo tomó bajo su protección de por vida, estableciéndose en el castillo del lago Starnberg. Acabó casándose con la esposa de Von Bülow, hija de Liszt y la condesa de D'agoult. Debido a que tomaba dinero del tesoro real, la realeza le pidió que abandonara la corte por lo que se dirigió a Suiza por un tiempo.
Liszt, fue guía y custodio de Wagner pues le dio sus fundamentos estéticos. Este gran humanista motivó formas nuevas, prosiguió el dramatismo de Beethoven, la lógica de Berlioz, tuvo una "Kolosal" fuerza en sus poemas sinfónicos y en la sonata dedicada a Schumann, uniendo el principio poético con el sonoro en una sola substancia. Se dice que Wagner no hubiera llegado sin Liszt adonde llegó. Asimismo gracias a Meyerbeer, quien fue su maestro, pudo presentar su Ópera "Rienzi" en la Ópera de París y más tarde en Berlín. Esta obra es una copia de conceptos operísticos de Meyerbeer, a quien pagó difamándolo y haciendo publicar un escrito titulado "Los judíos en la música", en el cual atacaba la influencia judía en la cultura germana y en particular en la música, porque en su opinión los músicos judíos (entre ellos Offenbach, Meyerbeer, Mendelsshon, etc.) habían corrompido el "puro" arte alemán.
Es claro que un abierto antisemita como lo fue Wagner, jamás hubiera admitido el enorme mérito de este pueblo, que carente de patria a través de su historia, sigue siendo creativo en todas las ramas del arte y del saber humano, a pesar de todas las circunstancias adversas. No fue casual que Hitler representante de las fuerzas del mal, escogiera la música de Wagner para que la escucharan los que iban a la muerte en los terribles campos de exterminio nazis.
En música han habido admirables genios, que también como hombres, poseyeron una ética constructiva, libre de odios raciales. Me pregunto ¿si la personalidad de un hombre no queda plasmada de alguna manera en su obra artística y hasta qué grado están absolutamente separados el hombre del artista?; cada quien tiene su propia respuesta al respecto.

El auge de la Ópera ha durado unos 400 años. Sería injusto dejar de mencionar a otros compositores que han dado brillo y esplendor a este espectáculo como:



Ricardo Strauss, Paul Hindemith (quien escribió la primera Ópera de Jazz e incorporó la película como elemento escénico en la Ópera), Arnold Shönberg, Alban Berg (cuyas obras fueron representadas en los mejores escenarios del mundo), Henri Purcell (destacado compositor inglés), Felipe Pedre y Albeniz, Granados y Manuel de Falla (compositores españoles), Glinka, Cesar Cui, Alejandro Borodin, Rimsky Korsakoff, Modesto Moussorsky (todos ellos excelentes compositores rusos).
A propósito de la  Ópera rusa, debemos mencionar que tuvo un gran mérito al introducir un colorido local y nuevo. Dio la base para una declamación musical más cercana al lenguaje hablado, introduciendo elementos orientales que fascinaron, cuyos ritmos enriquecidos y preponderancia melódica, hicieron despertar el deseo de revivir el uso de escalas antiguas ya olvidadas. Entre los compositores rusos contemporáneos tenemos a: Prokofieff, Sostakowich e Igor Stravinsky. De los países eslavos y escandinavos tenemos a Bedrich Smetana, Dvorak y Bèla Bartok.
De la Ópera se derivaron otras formas musicales como el Oratorio, cuya invención se atribuye a S. Felipe Neri, que deseando alejar a los romanos de diversiones pecaminosas, hizo componer cánticos espirituales que lograron su objetivo. Fundó entonces su propio oratorio en 1548 y una congregación en la que había conferencias sobre temas bíblicos y cantos, hasta llegar a la "representación" con decorado, trajes, maquinaria y orquesta. Händell, Haydn, Saint-Säens, Cesar Franck, etc., fueron grandes compositores en este género.
La Ópera Bufa es una especie de comedia en que todas las partes son cantadas, se originó con breves escenas cómicas que se intercalaban en los intermedios de las Óperas durante el siglo XVII. Después se transformó en un género independiente.
En el siglo XVIII, la Ópera Cómica se desarrolló y alcanzó esplendor. Su origen se liga a las representaciones de la Ópera Bufa y se caracteriza por una expresión delicada pero carente de emoción y fuerza.
La gran Ópera, es como su nombre lo indica, de grandes proporciones, fastuosa, brillante pero trivial. Una aria, es un canto estrófico, sensible y regulado por el ritmo de las palabras. "Arieta" es diminutivo de "Aria". En la Ópera Lírica, se abandonan estos procedimientos volviéndose más orgánica y musical.
Wagner tuvo una fuerte influencia en los países europeos, sobre todo en Alemania. Tal parecía que no había nada por hacer después de él (murió en 1883). Había el dilema de imitarlo o dejar de producir. Surgió entonces Cesar Franck, nacido en Lieja en 1822, quien supo hablar de la tradición de la música pura y poner a las tablas otra escena mucho más musical: "El concierto". Fue uno de los músicos más grandes de su siglo por su misticismo ideal y por su gran obra que equivale a un "Fra Angélico musical" Verdadero reorganizador del movimiento musical francés, que no ha dejado de desarrollarse desde 1890.
En mayor o menor grado la producción y el gusto por la Ópera, se han desarrollado casi universalmente. Actualmente este espectáculo lucha entre un nuevo florecimiento y una gran decadencia. Nuevas atracciones como el Ballet y el Cine, solicitan atención del público. Para dar nueva vida a la Ópera se realizan esfuerzos cuyo resultado no podemos predecir.






Regreso al contenido | Regreso al menu principal