Los primeros años del CDI - Intelecto Hebreo

Son las:
06/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Los primeros años del CDI

Colección y Consulta

Por: Eva Beitman

Los Primeros Años
del Centro Deportivo Israelita


Hablar de la historia de una institución modelo, como es el Centro Deportivo Israelita de México, lleva tiempo y surgen infinidad de personajes y anécdotas, que han quedado grabadas con letras de oro dentro de un organismo que a través de 40 años, ha alcanzado una singular importancia reconocida en todas las latitudes.

POSIBILIDADES DE CONSTRUCCION
En una charla en el mes de junio de 1943, el Dr. Katz y los Sres. Derzavich y Libnic, comentaron la necesidad de formar una organización deportiva israelita. Con el objeto de ver la reacción ante esta idea en un grupo mayor, se efectuó una reunión preparatoria bajo la presidencia del Sr. Dorotinsky, asistiendo además, los Ings. Dultzin, Grabinsky, Steider, y Sres. Trajtman y Cielan.
La primera asamblea se efectuó el 17 de diciembre del mismo año y fue electa en el mismo día la Mesa Directiva. Las diferentes organizaciones israelitas existentes en aquella época, se reunieron posteriormente el día 18 de enero de 1944, en los entonces desérticos terrenos que con el tiempo se constituirían en lo que hoy es el C.D.I. El 25 de mayo de 1944 se dio un comunicado de prensa dando a conocer los objetivos de la institución y el 25 de diciembre, se escritura la compra de los terrenos.
La proyección de la idea tomó forma a los planos de ingenieros y arquitectos, presentándose el primer anteproyecto con la firma de los Ings. Steider y Rosen; una vez estudiados, modificados y ampliados, el Dr. Fernando Katz colocó la primera piedra de la construcción.
Atravesando dificultades económicas y problemas de diversa índole, en el mismo año de 1944, los Sres. Jaime Dorotinsky y Rosendo Gervitz, inician las obras del tanque de natación para niños y del estadio de softbol, respectivamente. Casi al mismo tiempo, se procedía a la construcción de las canchas de tenis, de frontones y la perforación de un pozo.
Para divulgar e incentivar a los que serían los pobladores y usuarios del Centro Deportivo, crearon herramientas de divulgación como un boletín mensual del Comité Constructor, mismo que dio magníficos resultados, lográndose el primer depósito bancario el 20 de mayo de 1944.
Los terrenos adquiridos (82,000 m2), fueron alambrados y a su alrededor se plantaron árboles, se construyeron algunos servicios higiénicos como fosa séptica y baños provisionales.
Podemos afirmar que hubo una pléyade de pioneros, que buscaban para futuras generaciones lo que no habían gozado personalmente, citar sus nombres, sería una labor difícil e interminable, lo que resulta obvio, es que fueron buenos visionarios cuyos esfuerzos aun gozamos.

INICIO DE ACTIVIDADES
Oficialmente el Centro Deportivo Israelita se inauguró el 30 de octubre DE 1950, presidiendo las ceremonias y al comité constructor, el Sr. Samuel Dultzin. En ese tiempo se inauguraron los campos de fútbol, tenis, el trampolín para la alberca y además, se coloca la primera piedra de lo que hoy conocemos como edificio de boliches.
Esta década marcó los derroteros que seguiría la institución, tanto en el marco deportivo como en el social y cultural. En el campo de comunicación impresa, surge la primera revista (octubre de 1951), en su Editorial se señala claramente propósitos, desarrollo y organización de diversas actividades hacia los socios; entre los propósitos se destaca el de conservar la salud a través de la condición física, creándose más tarde el primer cuerpo de instructores del C.D.I.

El éxito alcanzado no tenía precedentes y se aprovechaban las instalaciones al máximo, con una asistencia que día a día iba en aumento. El 25 de junio de 1951, se firma el acta de aprobación de planos del edificio social, formando parte del Consejo Directivo, aparte de los pioneros ya citados, los Señores Gitlin, Udinsky, Dorotinsky, Grabinsky, Belkind, Derzavich, Fishbein, Krumholtz, Libnic, Stern, Szapiro, Trajtman y Gervitz.

IMPORTANCIA DEL CENTRO
Parte de la historia de la institución, se conserva en un Libro de Oro, que recoge pensamientos y firmas de visitantes muy distinguidos en el campo de la política, por ejemplo, la de Golda Meir y Doña Eleonor Roosevelt, también personalidades del mundo artístico y literario, como Luis Herrera de la Fuente, titular de la Orquesta Sinfónica de México; estos y muchos otros nombres, que de una manera u otra han sobresalido en su quehacer, conocieron las instalaciones y formas de trabajo del C.D.I.
El año de 1952 marcó el inicio de los famosos Juegos Interescolares, en los que participaban con mucho entusiasmo jóvenes de diferentes edades y de todos los colegios judíos de aquel entonces. Paralela a esta actividad se realiza una clasificación por parte de Fomento Deportivo, en áreas como atletismo, basquetbol, frontón a mano, gimnasio, natación, softbol, tenis y voleibol, constituyendo las primeras disciplinas deportivas que se atienden.
En los registros deportivos del C.D.I., también aparecen innumerables atletas, como fue León Steinberg, quien después de obtener el campeonato de levantamiento de pesas para el Distrito Federal, es enviado a la IV Macabiada en Israel, siendo ésta la primera en que participaba México, delegación que presidió el Sr. Carlos Fishbein.
En el campo cultural, específicamente en teatro, se crea en 1954 el Comité Juvenil quien pone en práctica el teatro experimental, presentando "El hombre que se casó con mujer muda" y "Prohibido suicidarse en primavera", de Anatole France y Alejandro Casona respectivamente. En artes como pintura, se recuerda, labores destacadas como la de Luis Filcer.
Como ayuda y acervo cultural en constante renovación, el Centro Deportivo Israelita también crea una Biblioteca, que divide su labor en secciones como la literaria, histórica, sociológica, filosófica, psicológica, pedagógica y artística, creación que muchos socios han aprovechado para trabajos de investigación y estadística; además han sido también muy importantes las actividades en pro de la cultura y el arte, pues desde 1955 se han llevado a cabo varias exposiciones, mesas redondas y conferencias, recordándose la exposición presentada por la artista Fanny Rabel (quien en 1957 pintara el Mural de la Historia del Pueblo de Israel), que es un digno marco artístico en el Salón Mural o Salón de Fiestas de la Institución. Así como ella han desfilado muchos pintores que ya han descollado en ese mundo de las artes plásticas como Leonardo Nierman.


ACTIVIDADES COLATERALES
En diversión no deportiva, el C.D.I. también ha hecho lo suyo, inaugurando en 1957 un auditorio destinado a funciones de cine, teatro, recitales y otros espectáculos, teniendo un éxito singular la puesta en escena de la obra "El Diario de Ana Frank", con la actriz Rebeca Pupko. Previamente a la inauguración de la sala de cine (en 1956) se inicia el Cine Club, al que asisten personalidades como Seki Sano (Director de Teatro), María Douglas (Actriz) y otros integrantes de la industria fílmica de la época.
Por ese tiempo también se recuerda el Primer Congreso Deportivo, presentando trabajos los Sres. Alanís, Juárez Miranda, Capilla, Silva y Esteban Reyes, celebrándose también los Primeros Juegos Deportivos Nacionales Israelitas, en agosto de 1957.
El Deportivo además, se ha preocupado por la enseñanza de las artes y la cultura, inaugurándose en 1958 un Taller de Pintura con el reconocido muralista de origen canadiense Arnold Belkin, además se han presentado infinidad de muestras fotográficas de socios-alumnos de la Institución y de famosos artistas de la cámara, como Manuel Alvarez Bravo, García, López, Moya y Reynoso.
En materia de juegos de mesa, ha dado todas las facilidades organizando torneos, recordándose la visita del famoso ajedrecista estadounidense Boby Fisher, quien inclusive participó jugando en sus instalaciones. El Centro tuvo la oportunidad de escuchar al famoso chelista Adolfo Odnoposoff y también ha tomado interés en la preservación de la literatura idish, presentando varias obras en ese idioma, como "Di Grine Felder (Los campos verdes) de I.L. Peretz.
Y así llegamos a 1960, año que marca la primera década de la inauguración oficial de esta institución suigéneris, año en el que se expande y consolidan sus logros, centralizando la vida social y deportiva de la comunidad judía de México, dando a su niñez una valiosa educación complementaria.

Hoy, 40 años más tarde, el Centro Deportivo Israelita sigue siendo un modelo a seguir, con actividades prácticamente para todas las edades y que ofrece solaz y entretenimiento en un marco de orden y organización, que con mucho esfuerzo y entusiasmo ofrecen sus directivos y diferentes comités, generando la admiración de propios y extraños por sus instalaciones y servicios que marcan una excelencia para las presentes y futuras generaciones.




Regreso al contenido | Regreso al menu principal