Los Sefaradíes en Inglaterra - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Los Sefaradíes en Inglaterra

Colección y Consulta

Los Sefaradíes en Inglaterra


Por: Clarisse Meschoulam

La llegada de los judíos sefardíes a Inglaterra a mediados del siglo XVII y su reconocimiento como una comunidad judía organizada, recreó una comunidad anglo judía que ya había sido expulsada tres siglos antes. El grupo que regresó fueron siempre pequeños en número, pero la tradición continuaría durante muchas generaciones. De hecho esta tradición seguiría dominando la comunidad anglo judía, aun cuando había judíos ashkenazis.
Muchos de estos fundadores no procedían de la Península Ibérica. Venían de comunidades creadas como consecuencia de las expulsiones.


Sin embargo durante los siglos XVII y XVIII hubo una constante afluencia de refugiados procedentes de España y Portugal y todavía conservaban vínculos con la gente, con la tierra y sobre todo con el idioma de la Península.
Muchos de ellos llegaron a Inglaterra desde el año 1767 a causa de la persecución. Venían huyendo de la Inquisición. Muchos de ellos eran procedentes de Sevilla. Muchos también mantuvieron contactos con la Península, puesto que la retención del ladino es hasta el siglo XIX la lengua oficial entre ellos.
Los detalles de como nació la comunidad sefardí de Londres han sido sometidos a gran número de exámenes por los estudiosos. Hoy se ha aceptado que a finales del siglo XVI y principios del siglo XVII hubo determinados grupos de colonos que vivían una vida judía en secreto. Pero a mediados del siglo XVII un grupo de comerciantes marranos de Londres logró desprenderse de su disfraz de cristianismo y afirmar su carácter judío. Ahí se remonta una comunidad organizada. Hubo una misión procedente de Amsterdam y destinada a Oliver Cronwell en Londres, encabezada por el rabino Menasé Ben Israel. El persuadió a Cronwell que permitiera a los judíos formar su comunidad en Londres. Se aceptó la readmisión. Si no hubiera ocurrido, hubiera tenido una importante consecuencia para los judíos de Gran Bretaña. Ellos no hubieran podido canalizar las relaciones político-comerciales entre judíos y el "Estado". Fueron aceptados con las mismas leyes que cualquier persona. Los ya nacidos en Inglaterra adquirieron todos los derechos y privilegios y la comunidad en su conjunto se halló en la misma situación.
En número esta primera comunidad fue de poca importancia. En 1660 había 40 familias en Londres lo cual en un censo ya hecho muchos años después en 1695 da un total de 716 personas con nombres sefardíes. Pero había un flujo constante de recién llegados procedentes de España y Portugal pero muchos más de diversas comunidades sefaradíes en Italia y el Norte de África. Ya en 1726 se calculan 1700 sefardíes en Inglaterra. El mayor número de sefardíes en Londres en toda la historia de la congregación nunca fue superior a 4,000.
La comunidad se estableció en las afueras de Londres. En Bevis Marks se edificó una sinagoga, edificio que sigue hoy mismo y es un símbolo de los judíos ingleses. Siempre hubo un interés considerable por esta comunidad entre los gentiles de Londres.
Miembros de la comunidad tomaron la iniciativa en muchos campos de los negocios y del comercio, manteniendo el tráfico comercial como consecuencia de sus vínculos familiares con los Imperios Español y Portugués. Desempeñaron un gran papel en el desarrollo de las finanzas gubernamentales y en la recaudación de grandes sumas de dinero para permitir a Gran Bretaña desempeñar un papel destacado en Europa. Fue designada la "Edad de Oro" de la Comunidad Sefardí en Gran Bretaña en términos de riqueza e influencia social, científica y literaria de este período.
El líder de la comunidad, el hombre que tomó la iniciativa en la vida pública fue Yosef Salvador conocido en la comunidad como Jessurum Rodríguez. Bien conocido en los círculos gubernamentales como contratista de préstamos del gobierno. Fue siempre leal a su comunidad, y adquirió una gran reputación dentro de la judería inglesa. Destacó en el intento de permitir a los judíos que no habían nacido en Gran Bretaña adquirir la nacionalidad británica sin tener que convertirse en cristianos.
Hubo destacados miembros de la congregación Bevis Marks como Moses Montefiore dando grandes aportaciones y fiel a su congregación. Así como tenemos el ejemplo de Isaac D'Israeli que declinó el cargo de pagar su cuota en la comunidad y después convencido por un amigo bautizó a sus hijos. Moses Montefiore durante su mandato adquirió una gran posición no sólo dentro del mundo judío sino del mundo no judío. Dio brillo adicional a la judería Sefardí de Gran Bretaña.
Ya a mediados del siglo XIX los sefardís desempeñaron un papel menos significativo en Londres y empieza la decadencia. Viene el gran aumento de Ashkenazis en Londres y su gran influencia sobre ellos. Muchos de ellos se convirtieron al cristianismo y abandonaron Bevis Marks. Ya en el siglo XX aunque muy decaída la comunidad Sefardí puede volver la vista con orgullo a las tradiciones que ha creado. Dependió siempre su continuidad a sus grandes tradiciones del pasado y del recuerdo de las comunidades brutalmente agredidas en 1492, puesto que por eso fue su renacimiento en Londres un siglo y medio después. Esto llevará siempre adelante a la comunidad y proseguirá su aportación a la vida de la diáspora Sefardí.

"Mi corazón está en el Este,
y yo en lo más profundo del Oeste.
Mi alimento no tiene sabor.
¿Cómo puede ser dulce?"
Yehudá Ha-Levi
Bibliografía: Los Judíos de España, Elie Kedourie.







Regreso al contenido | Regreso al menu principal